¿Cuál será el mejor deporte para mis hijos?

December 29, 2016 JPCuellar 0

El fin de semana pasado, mientras esperábamos que se horneara el pastel de Navidad, ayudé a mi cuñada con una compra en internet. Ella no confía mucho en este tipo de transacciones, debido a los fraudes que hoy en día pueden hacerse con las tarjetas de crédito. Sin embargo, el producto que le interesaba sólo podía conseguirse en una tienda en línea; por ello, no le quedó más remedio que incursionar en esta modalidad de compra.

stadium-seats

Lo que buscaba eran sillas para estadio con respaldo (stadium seats with backs), un especial tipo de asiento que además es portátil y puede llevarse a los eventos deportivos para sentarse con  mayor comodidad en las gradas. La razón por la cual necesitará este ingenioso y práctico artículo es porque su hijo debutará en el equipo de futbol de la escuela primaria y naturalmente, no quiere perderse ninguno de sus partidos.

Mientras hacíamos el pedido, me comentó que si bien mi sobrino adora el futbol y está muy entusiasmado por la oportunidad de representar a su escuela, ella no está muy segura de que sea el deporte indicado para él. Al preguntarle por qué, me respondió que el pequeño siempre ha sido un tanto tímido y que por eso ella pensaba que estaría más cómodo con un deporte individual o simplemente con hacer ejercicio físico de manera constante, como correr o andar en bicicleta.

Sin embargo, mi hermano pensó que precisamente a causa de la timidez, el niño necesitaba un deporte de equipo, para superar esa incomodidad que a veces le causan las interacciones y aprender a socializar. Aunque hasta el momento parece que la idea del papá fue la correcta, mi cuñada todavía se pregunta si no habrán presionado demasiado al niño, al punto de que ahora dice amar el futbol, cuando en realidad no es así.

Tales preocupaciones nos hacen parecer exageradas o paranoicas, pero lo cierto es que a los padres nos asaltan con frecuencia este tipo de dudas. Sabemos que el deporte o, de manera más general, el ejercicio físico, tiene incontables beneficios para todas las personas y especialmente para los niños. La cuestión es, ¿cuál es el mejor deporte para nuestros hijos?

Como generalmente sucede con este tipo de preguntas, la respuesta es que no existe una sola respuesta. O, para ser más precisos, el hecho es que la solución depende de varios factores, como la edad, el género, las habilidades y las preferencias del niño. Para tranquilizar a mi cuñada, aprovechamos que estábamos en línea y buscamos información acerca del tema.

Encontramos varias aportaciones relevantes, proporcionadas por expertos en desarrollo infantil y acondicionamiento físico. A continuación les comparto las ideas con las que nos quedamos.

La diversión es lo primero

En el deporte, como en muchas de las prácticas que tratamos de inculcar a nuestros niños, lo ideal es comenzar de manera lúdica. Es cierto que algunas disciplinas requieren un trabajo en forma desde temprana edad, si lo que se busca es incursionar de manera profesional. No obstante, para que los niños encuentren atractiva la práctica y estén motivados para llevarla a cabo, lo mejor es que la adopten como si fuera un juego. Poco a poco se introducirán las reglas y la disciplina, y si tu hijo o hija tienen las habilidades y el deseo de seguir una trayectoria profesional, podrán empezar un entrenamiento más disciplinado.

La actividad física es una necesidad; el deporte, una forma de satisfacerla

Cuando nos dicen que los niños necesitan actividad física para desarrollarse y mantenerse sanos, lo primero que se nos ocurre es que practiquen un deporte. Sin embargo, los términos no son equivalentes. Los niños, como todas las personas, necesitan moverse y ejercitarse, en la medida de sus posibilidades. El deporte es una excelente forma de satisfacer esas necesidades, pero no es la única. Correr, andar en bicicleta, patinar o bailar también son ejercicios físicos y si tus hijos prefieren estas actividades a un deporte, sólo tienes que alentarlos y ayudar a que las practiquen de manera constante.

Se predica mejor con el ejemplo

¿Quieres que tus hijos “hagan deporte”, pero en tus ratos libres sólo te sientas a ver televisión? Así sólo les envías mensajes contradictorios. Llevarlos a pasear, salir a correr o jugar una “cascarita” con ellos es más aleccionador que una charla sobre los beneficios del ejercicio y mucho mejor que obligarlos a practicar el deporte que te gusta ver, pero no hacer.
deportes2

El mejor apoyo es escucharlos

Ir a todos sus juegos o entrenamientos es una excelente forma de apoyar a tus hijos. Escucharlos cuando te dicen que tal deporte no les gusta o que no se sienten cómodos con determinado entrenamiento, también lo es. Si notas que tu hijo no está motivado ni contento con su práctica deportiva, investiga por qué. Probablemente no es falta de constancia y esfuerzo, sino que hay otras razones detrás, desde una mala experiencia en el entrenamiento hasta el hecho de que ese no es el deporte para él o ella y hay que seguir buscando.

Cómo planear el primer viaje con tu bebé

December 12, 2016 JPCuellar 0

Una de las cosas que nos ilusionan más ante la llegada de un bebé a la familia es la cantidad de cosas que podremos enseñarle, así como todas las experiencias que compartiremos. Los papás se imaginan ayudándolo a dar sus primeros pasos o a pronunciar sus primeras palabras y hasta los hermanos mayores sueñan con el primer partido de futbol que podrán jugar o el primer castillo de bloques que construirán con su hermanito.

Si tienes la afición de viajar o al menos tratas de vacacionar fuera de tu ciudad un par de veces por año, seguramente has imaginado el primer viaje con tu bebé, ya sea como una emocionante aventura o como una odisea, constantemente amenazada por el caos y las complicaciones. Lo cierto es que puede haber un poco de todo.

El fin de semana pasado tuve la ocasión de hospedarme en uno de los hoteles en Zihuatanejo, para asistir a una convención de salud infantil que se llevó a cabo en dicha sede. Al llegar a la recepción del hotel para registrarme, vi que una joven pareja se encontraba frente al mostrador. El hombre llevaba en brazos a un bebé, que no dejaba de llorar, mientras que su compañera, evidentemente cansada y nerviosa, trataba con la recepcionista.

Después de cumplir con los formulismos habituales para el check-in, la pareja recibió la llave de su habitación y el bell boy llegó para ayudar con el equipaje (varias maletas y una carriola, además del bolso de considerable tamaño que cargaba la mamá). “¡Y apenas van llegando!”, me dijo la recepcionista con una sonrisa condescendiente, dándome a entender que tomar unas vacaciones en la playa con un bebé tan pequeño no era realmente una muy buena idea.

Yo me limité a devolver la sonrisa y hacer mi registro correspondiente. Pero también pensé que si la pequeña “broma” de la recepcionista implicaba un juicio desaprobatorio a los jóvenes papás, yo no estaba de acuerdo. Sí, la llegada de un bebé a la familia implica grandes cambios y tanto las atenciones que requiere esa nueva vida, como las capacidades físicas, anímicas y económicas de los papás, pueden hacer que ciertas actividades se pospongan por un tiempo. Pero esto no implica que los padres y el resto de la familia deban privarse de toda diversión.

Viajar con un bebé puede ser una experiencia grata para todos. Sólo hace falta elegir el momento adecuado y planear bien la salida, para que el pequeño disfrute de su primera aventura y el resto de la familia no desfallezca en el intento.

viajar2

Acostumbrarlo a viajar

A partir del segundo mes de vida y de no existir alguna condición médica que obligue a lo contrario, es importante habituar al bebé a un paseo diario. Comiencen con breves recorridos por el parque (quince o veinte minutos), para que se acostumbre al ambiente, los ruidos y las personas. Incrementen la duración del paseo, conforme vean que el pequeño se adapta. Después de un mes con esta rutina pueden pensar en una pequeña “excursión” a un lugar más alejado y, posteriormente, pasar una noche o un fin de semana fuera de casa. Este es el primer paso para formar a un pequeño viajero.

Evitar las temporadas altas

Esta opción, que de hecho es recomendable para cualquier viajero, no siempre puede tomarse; pero tratándose del primer viaje con el bebé, hagan todo lo posible por salir en los meses con menor afluencia turística. De esta forma evitarán filas, esperas, posibles sobrecupos y otras tensiones.

Elegir un destino cercano

Aunque todos hemos visto a bebés en vuelos trasatlánticos, que hasta duermen con mayor tranquilidad que cualquier adulto, si tienen la opción, es mejor elegir un destino en el país. Esto, sobre todo, para tranquilidad de los papás, pues la perspectiva de un bebé que llora o está inquieto durante todo el vuelo es más fácil de afrontar si éste dura un par de horas, que si dura más de diez. Un destino cercano también da la opción de viajar en autobús o en el auto familiar; en tales casos será necesario adquirir un asiento de seguridad para el bebé y aprender a usarlo adecuadamente.

Empacar lo necesario y siempre con prudencia

Como papás prevenidos, queremos llevar todo lo que el pequeño pudiera necesitar y así la situación termina por parecer mudanza en vez de viaje. Es importante llevar todo lo indispensable, pero también actuar con prudencia para determinar qué se considera como tal. Indispensable es aquello que el bebé necesita y que no podrían comprar en el destino (por ejemplo, medicamentos de venta con receta o alimento especial); consideren también las mudas de ropa, los productos de higiene (en cantidades adecuadas para la duración del viaje) y la protección solar. En cuanto a los pañales y el alimento, pueden llevar cantidad suficiente para los días de traslado, más alguna reserva, y comprar el resto al llegar a su destino.

Esperar que la tormenta pase

December 3, 2016 JPCuellar 0

Hace tres días tuve uno de esos días donde verdaderamente todo comienza en adversidad y se empeora conforme pasan las horas, algo que siempre causa una fricción en nuestros pensamientos, al querer pensar que las cosas mejorarán y al enojarnos con nosotros mismos por ser individuos de mente negativa, cuando las cosas comienzan a marchar mal.

Sin embargo, debemos de saber que los problemas y las situaciones adversas cobran mayor vida y mayor fuerza con nuestro desgaste y nuestro enojo, esto significa que si un individuo puede mantener la calma y la serenidad en momentos de crisis, entonces la crisis perderá vida y grosor, eventualmente disolviéndose como la noche al amanecer o como la luz al anochecer.

Antes solía pensar que cuando una crisis total sucedía, debía pensar positivo y asegurarme que los elementos de la crisis tan solo eran asuntos formados por pura casualidad.

Al intentar pensar positivamente en tiempos de crisis totales, me di cuenta que esa actitud me era contraproducente, al no poder convencerme enteramente sobre aquello que quería pensar, ya que al hacer esto causaba una fricción en el éter del aire, que encausaba el asunto a tomar una peor forma de la que ya tenía.

A su vez, entendí que los campos energéticos negativos, los cuales están compuestos de pequeños elementos de carga negativa, se hacen grandes al momento de alimentarse de emisiones eléctricas del cerebro al sentir miedo, frustración e impotencia (falta de potencia).

Estos elementos componen lo que yo llamo crisis total.

mal-dia-laboral13Un ejemplo de crisis total es cuando uno se levanta de la cama cansado y de mal humor, así como enojado o enojada con el día, antes de que nada suceda. Al levantarnos de la cama pisamos algún tipo de artefacto parecido a un lego o a algo de esa naturaleza, que causa un dolor que empieza en la planta del pie, terminando en el cerebro, haciéndonos odiar al mundo y a la vida.

Al bajar a hervir el agua para el café, ésta de pronto salta como lava de volcán, quemándonos las manos, haciendo que naturalmente soltemos la cafetera, causando así que ésta se rompa en varios pedazos.

Al agacharnos repentinamente como reflejo inepto, se cae nuestro celular del bolsillo de nuestra bata y cae con la pantalla de frente, haciendo que ésta también se rompa y que las imágenes se vean poco y que el sonido esté un poco afectado.

En ese momento nos damos cuenta que teníamos información invaluable en nuestros mensajes, información necesaria para ese mismo día, como la reserva de nuestro vuelo Volaris, por lo que nos damos cuenta que estamos fritos.

En ese momento tendremos la opción de seguir adelante con nuestro día o verdaderamente interrumpir todo, siendo esta segunda opción lo que es correcto.

Si es que decidimos seguir adelante con nuestro día, es un hecho que muchas otras tragedias mucho peores sucederán y el remedio será mucho más complejo para algunas de ellas.

Por eso es mejor encerrarse en su cuarto y esperar que la tormenta pase.

La importancia de elegir un colchón con base en tu biotipo

December 2, 2016 JPCuellar 0

Mi esposo y yo estamos en la tarea de cambiar nuestro colchón king size por uno nuevo, ya que el actual nos está comenzando a dar molestias, especialmente en la columna, lo que nos impide descansar adecuadamente.

Al visitar varias tiendas departamentales y aquellas especializadas en colchones, nos topamos con una gran diversidad, tanto en sus diseños como en materiales y con el antecedente que tenemos nos han recomendado utilizar aquellos colchones compuestos con material de alta densidad, como los viscoelásticos.

Lo importante sobre un colchón de alta densidad es primero, saber qué significa esto y después cuál sería el más adecuado para nuestro caso.

Se define como densidad la cantidad de material que se utiliza para fabricar un colchón y si el colchón tiene una mayor densidad significa que es más resistente a igual peso.

Con esta información, entonces ahora nos preguntamos ¿cómo identificar un colchón con alta densidad ideal para nosotros?

Primero debemos tener muy presente que cada persona duerme diferente, sus cuerpos también son diferentes en cuanto a peso y estatura; y tienen necesidades distintas en cuanto al descanso se refiere. Entonces, ¿cómo elegir adecuadamente un colchón y más cuando éste es compartido?

Para salvar este punto se ha creado una tabla llamada Biotipo, en donde se han registrado los pesos y las alturas.

En ella se han colocado las opciones en cuando densidad del colchón, requerida para ofrecer el mejor descanso para ese peso y talla particular.

Prácticamente todas las marcas de colchones manejan esta tabla y podrán verificar el modelo que mejor se adapte a su cuerpo.

Como nota especial, el colchón a elegir deberá cubrir los requerimientos de la persona que muestre mayor densidad entre la pareja.

En este punto cabe aclarar que si tienes un colchón que te ofrece mayor densidad a la que necesitas no hay problema por lo que tendrás un buen descanso.

matrimoniale_46394_623x354

De forma contraria esto no aplica, es decir, si adquieres un colchón con menor densidad a la que necesitas, sencillamente no funcionará para ti.

Recuerda que cada proveedor indicará en esta tabla de biotipo qué modelo del colchón sería el ideal para cada uno, si coinciden, genial ya saben cuál elegir para el descanso de ambos.

Ahora que si el esposo requiere un colchón para el modelo Gold y la esposa para un modelo Silver, lo ideal sería comprar el modelo Gold, así descansan ambos. Si se comprara el modelo Silver, tendrás a un esposo mal dormido.

Pasamos más de un tercio de nuestra vida dormidos, que es cuando el cuerpo se recupera y repara algunos de sus procesos y para ello requiere que se le ofrezca un descanso confortable, por ello no hay que escatimar en adquirir un colchón confortable, en este caso para ambos.

Ante este panorama, hay que tomarse el tiempo para investigar y probar los diversos modelos que se ajuste a su biotipo ya con esta información en mano y adquieran lo mejor para sus caso.

Nosotros lo hemos hecho y estamos más que felices y satisfechos por nuestra elección.