Una porción de naturaleza en tu hogar

A mi esposa y a mí nos encanta estar rodeados de plantas, flores, árboles; en suma, de naturaleza. Ella creció en una casa con un enorme jardín, así que el verdor de las hojas, el color y el aroma de las flores, y el olor a tierra mojada en temporada de lluvias, son aspectos inseparables de su idea de hogar.

Yo pasé buena parte de mi niñez y adolescencia en un departamento de la Ciudad de México. Por tanto, no había jardín, pero mi mamá creó un área verdaderamente relajante y acogedora, colocando varios maceteros con plantas enredaderas en el barandal y un pequeño sillón de mimbre con almohadas y cojines.

Además, ambos vivíamos en calles arboladas y teníamos cerca varios parques. Así que los mejores momentos de nuestras vidas –el salir a jugar o de paseo, las reuniones con los amigos y hasta una que otra fiesta– están relacionados con espacios abiertos y naturales.

Actualmente, vivimos en una ciudad inmensa y que no para de crecer. Los espacios habitacionales son cada vez más pequeños y, desafortunadamente, en muchos de los nuevos proyectos de urbanización, los jardines y áreas verdes se han considerado prescindibles.

Tal es el caso del fraccionamiento en el que actualmente vivimos. Si bien hay patios para que los niños jueguen, y varios árboles frondosos, las plantas y las flores brillan por su ausencia.

Aunque, por lo demás, es una excelente zona para vivir, nosotros queríamos que nuestros hijos tuvieran la dicha de crecer rodeados de naturaleza y áreas verdes. Por eso buscamos opciones y desarrollamos el proyecto de construir un invernadero en casa.

mini_invernadero

Un invernadero suena como un gran edificio aparte, que sólo podría montarse en casas rodeadas por un inmenso jardín. Sin embargo, hemos de saber que esta estructura es sumamente adaptable en lo que al tamaño se refiere, al punto de que hay invernaderos miniatura, que puedes colocar en una repisa, una cómoda o un librero.

Un invernadero es un espacio cerrado, salvo por una puerta de acceso, en el que se pueden producir distintos tipos de cultivos. Al estar cubiertas por una estructura de vidrio, policarbonato o hasta plástico, las plantas están protegidas de las inclemencias ambientales, reciben luz solar y se desarrollan en un ambiente regulado, en el que es más fácil controlar factores como la temperatura o la humedad.

Lo primero que se debe hacer para instalar un invernadero en casa es elegir el espacio adecuado. Como ya mencionaba, en cuanto al tamaño no hay límites. Nosotros aprovechamos la terraza para crear el nuestro; también puede utilizarse un balcón, un espacio en la azotea o una repisa cerca de la ventana, si es que se trata de un invernadero miniatura.

Lo que sí es básico es que el invernadero reciba la luz solar por lo menos durante nueve horas al día, por lo que ya sea en miniatura, en la terraza o en una zona del jardín, el lugar que se elija para el invernadero debe cumplir con esta condición esencial. Otros aspectos a cuidar son el tener a la mano una toma de agua para el riego y una fuente de electricidad, por si se necesitara usar lámparas.

invernadero2

La estructura del invernadero puede construirse con tubos de PVC. La cobertura, como ya mencionaba, puede hacerse hasta con plástico, aunque si existe la posibilidad de una inversión mayor, el material más adecuado es el policarbonato; es más resistente y durable que el plástico y menos riesgoso que el vidrio, pues si llegara a romperse, no genera astillas.

La única desventaja de este material podría ser el costo, sin embargo, actualmente hay variedades muy accesibles en el mercado. Nosotros buscamos “policarbonato precios” en internet y encontramos opciones de muy buena calidad y precio.

El paso final es elegir las plantas. Si bien cualquier especie puede crecer en este ambiente, hay plantas que se adaptan mejor y otras que requieren más cuidados. En general, las plantas se deshidratan más al estar en el invernadero, por lo que es necesario vigilarlas con más frecuencia. Para quien no tiene mucho tiempo, las cactáceas pueden ser una excelente opción, aunque aun así, hay que hidratarlas de vez en cuando.

Si no tienes mucha idea de plantas o es tu primer proyecto de cultivo, lo mejor es consultar con un experto para elegir las especies más sencillas de cuidar.