Un par de manualidades donde pasarás horas muy entretenidas con tus pequeños

Si eres mamá y tienes niños pequeños, es probable que llegues a tener uno de esos días difíciles en donde ya no sabes qué hacer para entretener a tus hijos o incluso a ti misma.

Son esos momentos en donde uno quiere salir corriendo y gritar para sacar todo el estrés y poder continuar con el día.

Pero algo bueno debemos sacar de todo esto y en lugar de estresarnos queriendo regresar a nuestros hijos por donde llegaron (broma… es algo totalmente imposible), mejor canalizamos esa energía en hacer algo creativo que incluso nos relaje.

Del mismo modo, podemos hacer que nuestros pequeños participen de la actividad, ya sea dando ideas, pasando los materiales o participando activamente en su creación.

A veces como mamás limitamos las capacidades y habilidades de nuestros hijos en pro de su seguridad. En lo personal, conforme los he involucrado en este tipo de tareas, he notado que son hábiles por naturaleza, solo requieren una guía y paciencia de nuestra parte.

Lo más inocuo para comenzar es crear manualidades en foami e integrar elementos que tengamos en casa, que van desde los mimos juguetes que ya no se usen para darles una vida nueva o reasignarles una nueva función.

Veamos a continuación algunas ideas para que comiences con tu taller en casa con dos sencillas manualidades:

1) Máquinas Pequeñas Gumball

Estás son unas máquinas muy sencillas de hacer y por su colorido y el plus de los dulces, harán las delicias de los pequeños.

Para ello, corta tiras de cartón de ¾ por 5 pulgadas en un tubo de 1 ¼ de pulgada de diámetro y asegúralo con pegamento, puedes sujetarlo con una pinza de ropa hasta que seque el pegamento.

Pega en un extremo un pequeño rectángulo de foami y adórnalo con trocitos de papel de tarjetas que tengan brillo. Puedes usar brillantina o sencillamente utilizar colores muy brillantes.

Llenar 1 ½ pulgada de diámetro de bola de vidrio transparente con cuentas pequeñas o mejor aún, con mini dulces.

Para la base, pega el tubo a un botón grande de aproximadamente 1 ½ pulgadas de diámetro, luego pega el adorno en su lugar.

Aquí es donde entra tu imaginación. Si no cuentas con estos materiales o prefieres sustituir las esferas por otra cosa… no lo dudes y te animo a sacar tu creatividad. De hecho, pregúntales a tus hijos… te sorprenderás con sus ingeniosas sugerencias.

Este tipo de ejercicio ayuda también para el tema de “resolución de problemas”, así que ánimo.

2) Círculos coloridos de caramelo

Tejidos hábilmente con cartón, estos bonitos discos parecen invitaciones para un día de fiesta.

Usa tijeras que corten en zig-zag, esto te permitirá tener esos “triángulos” para pasar por ahí el cordel o estambre en su defecto. Corta entonces un círculo de cartulina blanca delgada, aproximadamente de 2½  a 3½  pulgadas de ancho.

Envuelve un trozo de cuerda alrededor del círculo y anúdala por detrás. Continúa envolviendo con el cordel alrededor del cartón, usando las muescas hechas por las tijeras de zig-zag para mantenerlo en su lugar, luego ata el extremo en la parte posterior.

Coloca una gema autoadhesiva al centro del adorno. Puedes hacer una percha enhebrando una longitud de hilo a través de un lazo en el disco.

Con este par de manualidades tú y tus pequeños pasarán un par de horas muy entretenidos y posiblemente el estrés se haya ido para darle paso a la diversión.